Navegar / buscar

Consejos para entrenar con calor

Cuando el calor aprieta, hay 2 tipos de runners: los entregados, capaces de correr felices con los 40º de mediodía y el resto de la humanidad, que no entiende que los demás corran en agosto cuando no nos persiguen los zombies ni nada…

Para todos, os traemos algunos consejos imprescindibles si queremos correr de forma responsable, inteligente y respetando nuestro cuerpo serrano.

Ahí van:

1-Acóstumbrate poco a poco. 

Si vas a participar en una carrera en la que sabes que vas a pasar calor (por el horario en que se celebra, o por el lugar…), créate un plan de aclimatación de al menos cuatro o cinco semanas. Los primeros días, cuando haga calor, sal a correr no más de 15/20 minutos, y poco a poco, ve aumentando. Tienes que dar tiempo a tu organismo a que se acostumbre. Si casi siempre corres a medio día, ya estarás acostumbrado, pues desde la primavera estarás con el proceso de aclimatación. Aun así, ten en cuenta los cuatro puntos siguientes.

2-Vístete adecuadamente.

Esto quiere decir con lo mínimo. Un pantaloncito corto y una camiseta de tirantes, nada más. No hagas inventos con la ropa. Por abrigarte más no vas a perder más peso ni te acostumbrarás antes al calor. Sólo te deshidratarás y podrás correr menos tiempo del que podrías vestido adecuadamente y, además, puedes sufrir algún problema serio de salud.

 

3-Protégete la piel, ojos y cabeza.

Grábate esto en tu disco duro, el sol sin protección es casi tan dañino como fumar. Exponer tu piel al sol en las horas centrales del día sin protección es comprar muchas participaciones para que en el futuro te toque un cáncer de piel. Protégete con una buena crema (tienes formatos muy prácticos como sticks o pulverizadores) teniendo en cuenta tu tipo de piel y el tiempo que vas a estar al sol. No te olvides de los ojos, utiliza unas (buenas) gafas de sol si no quieres tener problemas oculares dentro de unos años. Y ponte una gorra clara, la podrás remojar en fuentes, te protegerá la cabeza y con la visera aún sufrirán menos tus ojos.

4-Hidrátate.

Fundamental. Se puede correr con calor, pero no se puede correr con calor y sin beber. Depende del calor que haga, pero no debe darte pereza parar cada 15 minutos en una fuente para beber y mojarte la cabeza, cuello, cara, piernas (lleva alguna cápsula de sales si vas a estar corriendo mucho rato). Si por donde corres no hay fuentes tendrás que transportar el agua tú en hidratadores (mochilas, riñoneras…). Pero bebe, los entrenamientos sirven igual aunque paremos tres o cuatro veces durante un minuto en una fuente. Sin embargo, la deshidratación sólo hará que bajen tus prestaciones o, en el peor de los casos, que tengas algún problema y no queremos que eso te pase 😊

5-Sé sensato y honesto contigo mismo.

No te hagas trampas a ti mismo. Aunque sea un entreno importante de cara a ese maratón de otoño que tanta ilusión te hace, durante tu entrenamiento chequéate regularmente, piensa en cómo te encuentras y no corras si estás sintiendo un calor excesivo (te estás recalentando, como la comida de un estudiante en el microondas), vértigos, dolor de cabeza, desorientación o cansancio. Si algo no va como debería, para y vuelve a casa (en taxi 😉).

Dejar un comentario